Mauricio Garcés

Amante de los juegos de azar. Hombre que supo aprovechar la oportunidad de convertirse en todo un playboy del séptimo arte. Personaje que solía decirle a las mujeres: "Te voy a hacer pedazos", Mauricio Garcés se convirtió en un icono de las féminas, aunque para él solamente existió una: su madre.

En entrevista con La Jornada, su hermano el fotógrafo Edmundo Féres Yázbek y, su primo, el actor Víctor Grayeb, consideran que el encanto de Mauricio Garcés, a quien también llamaban el zorro plateado, “radicaba en lo desvergonzado que era, no había diferencia entre la persona y el personaje, siempre era el mismo. Es el único ídolo mexicano que ha trascendido sin haber sido cantante; está a la altura de Pedro Infante, Jorge Negrete o Tin Tan. Sus películas se siguen trasmitiendo en la televisión con rating impresionante y los jóvenes lo han revalorado”.

Mauricio Féres Yázbek nació el 16 de diciembre de 1926 en Tampico, Tamaulipas, fue el galán seductor, maduro y sofisticado de alta sociedad; de estilo inigualable y que hizo popular las frases «Las traigo muertas...», «¡Arrrroz!» y «Debe ser horrible tenerme y después perderme...».




Inicialmente su carrera estaba enfocada al género dramático y de suspenso, interpretando versiones serias de galanes en películas como La estrella vacía o series de televisión tales como Gutierritos y tuvo su propia serie de televisión Cita Ponds. Asimismo, hizo teatro en obras como Vidas privadas, No me manden flores y Vidita negra (que posteriormente filmaría en película), La Luna azul y otras más.
La versión cómica del personaje de galán otoñal, elegante y mundano que lo hiciese tan famoso fue desarrollándose a lo largo de estas etapas de su carrera al ir interpretando en varias ocasiones papeles similares en películas cuya temática se iba haciendo cada vez más ligera y cómica. Este personaje finalmente queda plenamente desarrollado en Don Juan 67. Para este film la productora Angélica Ortiz (madre de la actriz Angélica María), contrató a Mauricio para interpretar el papel estelar en 1966. Don Juan 67 fue la primera de una serie de comedias fílmicas en las que interpretó a su alter-ego Mauricio Galán al lado de las más bellas actrices de la época como Maura Monti , Silvia Pinal , Zulma Faiad , Elsa Aguirre , Rossy Mendoza , Nora Larraga "Karla" , Amedeé Chabott , Irlanda Mora , Barbara Angely , Marcela López Rey , Isela Vega entre otras. El matrimonio es como el demonio (1967), Click, fotógrafo de modelos (1968), El criado malcriado (1968), Departamento de soltero (1969), Fray Don Juan (1969) y Modisto de señoras (1969) son algunos de los títulos más populares de la extensa filmografía del "zorro plateado". A principios de los 70s incursiona en la televisión en el programa La Hora De Mauricio Garces (1970) acompanado de los excelentes actores Enrique Rambal , Rafael Banquells , Emílio Brillas y Mónica Serna ,quien estelarizo a su lado en teatro la obra No Me manden Flores, un gran éxito de la época y al año siguiente en canal 8,estelariza el programa Los Solteros al lado de Jóse Galvez. En 1972,decide dejar el cine por no encontrar libretos para todos los publicos,siendo esto algo que el manejaba a la perfección,la picardía pero a la vez filmes que todos podían ver,no como el don juan,pero si en un papel cómico estelarizó en 1978 la película No Tiene La Culpa El Indio al lado de Chucho Salinas y Yolanda Liévana ese año también estelariza en teatro la obra Hola Charly al lado de Claudia Islas y en 1980 retorna al personaje del don juan con la cinta El Satiro al lado de Alberto Rojas el caballo y Patricia Rivera. En 1980 también empieza una mancuerna exitosa a lado de Manuel (El Loco) Valdés en el programa El Show del Loco Valdés y al año siguiente relevan a Verónica Castro en la conducción del programa Noche A Noche Todavía en sus últimos años hizo esporádicas apariciones en programas televisivos y anuncios comerciales. En la última década de su vida, su salud se ve afectada por su adicción al tabaco muriendo de enfisema pulmonar en 1989.


Aproximarse a sus cintas es también acercarse a un glamour que ya no existe, una época de un encanto irreversible (incluso en su ingenuidad en el tópico de lo sexual). Si los que son fanáticos de la cintas de Woody Allen lo saben todo acerca del amor, las películas del llamado zorro plateado son irrebatibles cátedras del más divertido cinismo y desvergonzado machismo con el ingenio verbal de Garcés ("mira lo que te encontraste sin escarbar, ¡suertudota!" o la conocidísima "¡arroooz!"), además de, por su puesto, lecciones inmortalizadas sobre cómo dejar semidesnuda a una mujer en menos de diez segundos -sin ninguna clase de titubeos- a les mamacits más libres de artificios físicos que jamás existieron.
Por lo pronto quedan sus películas. Y si hubiera oportunidad de preguntar a Mauricio Garcés si se encuentra sorprendido por la devoción que existe hacia su personaje, lo más seguro es que no le provocaría ninguna sorpresa. Sabio, como todo buen zorro, Garcés ya lo había dicho muy bien hace años: "debe ser terrible tenerme y después perderme".
Para saber más sobre Mauricio Garcés visite: http://donmauriciogarces.com






Quizás también le interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...